COMO PAN CALIENTE: MILLONARIA EVASIÓN EN CADENA DE FRANQUICIAS CORDOBESA

COMO PAN CALIENTE: MILLONARIA EVASIÓN EN CADENA DE FRANQUICIAS CORDOBESA

• La marca “LAPANA” evadió impuestos por más de 5,2 millones de pesos (IVA y Ganancias) • En los locales comerciales no se emitían tickets • La empresa proveedora de los productos evadía el 25% de lo que facturaban

A partir de una minuciosa investigación realizada por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el Juzgado Federal N°1 de Córdoba y los agentes fiscales llevaron a cabo 9 allanamientos para recabar información que permita desactivar a una presunta asociación ilícita que evadió impuestos por más de 5,2 millones de pesos. Se trata de la marca “LAPANA”, una importante cadena de franquicias dedicadas a la comercialización de panes y café, con más de 20 locales comerciales en la ciudad de Córdoba y el interior.

Además sobre un total de 88 empleados relevados, 33 que no estaban declarados

Los allanamientos fueron realizados en las principales franquicias de “LAPANA”, ubicadas en el reconocido shopping Patio Olmos, en los locales ubicados en el centro comercial Buen Pastor y en las principales firmas que conforman la asociación ilícita: GASTRO ARGENTINA S.A. (titular de la marca “LAPANA”) y LA COMPAÑÌA PANES Y CAFÉ SRL (proveedora de los productos congelados de panificación que se venden en los locales).

Las maniobras de evasión comprendían un doble mecanismo. Por un lado, GASTRO ARGENTINA no emitía tickets por las ventas realizadas y sólo entregaba comandas. Esto se traduce en evasión de impuestos por ventas.

A su vez, los franquiciados pagaban entre un 2% y un 3% mensual en concepto de regalías, facturando el monto calculado sobre las ventas declaradas en Ingresos Brutos y no sobre el total de ventas reales.

Por otro parte, LA COMPAÑÍA PANES Y CAFÉ SRL –proveedoras de LAPANA – sólo facturaban formalmente el 75% de las ventas mientras que el 25% restante lo evadían.

Para realizar los cobros, la empresa proveedora solicitaba que el 25% marginal le sea abonado obligatoriamente al cobrador que pasaba por las sucursales y el 75% podía ser depositado en el banco o pagado en efectivo al cobrador.

La utilización de la figura de la franquicia y el contrato pactado entre las partes involucradas permitían, en este caso, la existencia de un sistema contable marginal para la evasión de impuestos, traducido en un engranaje marginal para la venta en negro.


Compartir: