Sin tiempo para encarar una transición ordenada

Sin tiempo para encarar una transición ordenada

La primera gestión del CDA será resolver con la AFIP un problema con el fondo solidario; preocupación por el régimen "Exporta fácil".

Algo no anda bien si un actor económico indispensable para su cadena tiene que justificar su importancia y preocuparse por su reposicionamiento estratégico. Por ejemplo, ¿qué sería de la formación académica y de la cultura general sin los traductores, imprescindibles para expandir el campo del conocimiento? ¿O de los abogados, contadores, escribanos, programadores informáticos y una larga lista de proveedores de servicios que, algunos más, otros menos, deben hacer valer su trascendencia frente a clientes o al Estado? Todos comparten algo con los despachantes: son decodificadores y cargan con un grado de responsabilidad (susceptible de reclamos, multas e incluso condenas) que no siempre guarda relación con el lugar que se les asigna. 

Las nuevas autoridades del Centro Despachantes de Aduana (CDA), Enrique Loizzo y Marcelo Newton -presidente y vicepresidente, respectivamente, de la nueva comisión directiva- tienen como misión devolverle el lugar de preponderancia que debe tener el despachante de aduana en el complejo ámbito del comercio exterior. 

Con la vocación de hacer una transición lo más ordenada posible, y lo menos traumática para los socios, la nueva conducción no tuvo tiempo de asentarse que ya debió encarar cuestiones delicadas, como la comunicación oficial de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), en la que les manifestaba la necesidad de "integrar" los fondos necesarios "para cubrir con las garantías" del fondo solidario. 

"El Estado nos está diciendo que no tenemos fondos suficientes (para sostener el fondo solidario) cosa que entendemos que no es así en absoluto", manifestó Loizzo. 

"La AFIP comunicó a la comisión directiva saliente por el Sigea que nuestro fondo común no alcanzaba para cubrir el mínimo establecido por la resolución 3885", amplió. 

El fondo común solidario oficia como garantía de cumplimiento de las obligaciones de los despachantes de aduana (luego se agregaron también las de los agentes de transporte aduanero), para lo que se debe disponer de una cuenta específica en el Banco Nación. 

La AFIP aduce que hay un faltante que debe integrarse. El CDA respondió con los extractos bancarios del Banco Nación. 

Por ilógico que parezca, señalan: "Donde teníamos dólares, ahora nos dicen que tenemos pesos", explicó Loizzo. 

Las nuevas autoridades agotaban contrarreloj todos los recursos administrativos antes de llegar a los legales para resolver una situación donde la AFIP obliga a integrar una diferencia que el CDA argumenta como inexistente "bajo apercibimiento de suspender la matrícula de los despachantes adheridos al fondo solidario". Al momento, sin embargo, ningún despachante había sido suspendido. En tanto, se espera que Alberto Abad reciba al CDA. 

En paralelo, la actividad de los despachantes no repunta. Encima, nubarrones se ciernen sobre este ambiente cuando trascendió que la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA) volvería a impulsar su idea de "Exporta fácil", que permitiría la exportación de hasta US$ 15.000 por vía express con un tope de US$ 600.000 por año, a través del courier y sin intervención de los despachantes de aduana. Incluso, si el Banco Central así lo autorizara, podría cancelarse la operación con tarjetas de crédito. Hoy el límite por operación vía courier está en US$ 1000. 

"Esto nos quita trabajo, y se lo da al courier. Y no sabemos si van a tener que pasar por las mismas intervenciones que tenemos nosotros", dijo Loizzo. "Mientras terminamos el armado de los equipos técnicos ya pedimos reunión en Comercio por este tema", agregó Newton.

Fuente: Ámbito Financiero


Compartir: