Gestiones del Centro - Depositario Fiel: Nota a Echegaray

Gestiones del Centro - Depositario Fiel: Nota a Echegaray

Depositario fiel

Buenos Aires, Septiembre 28 de 2010

Señor

Administrador Federal de Ingresos Públicos

Dr. Ricardo Echegaray

S/D

Ref.: Depositario fiel

De mi mayor consideración:

Tengo el agrado de dirigirme a Usted, en mi carácter de Presidente del Centro de Despachantes de Aduana de la República Argentina, a fin de hacerle llegar las siguientes consideraciones.

Como es de conocimiento del Señor Administrador Federal, la legislación nacional, a partir de la sanción del Código Aduanero de la República Argentina ha consagrado a los Despachantes de Aduana como “Agentes Auxiliares del Servicio Aduanero”.

Tal condición ha colocado a nuestra profesión en una suerte de mediadores de intereses entre el sector privado, a quienes desde siempre hemos representado, y el sector público, la nueva labor de “auxiliarlo” en el ejercicio del control.  Este delicado equilibrio ha debido realizarse en una coyuntura de casi treinta años de aumento exponencial del comercio internacional que generó el ejercicio del control aduanero inteligente sobre la base del despacho en confianza y de la tecnología. 

En este escenario, a la hora de ponderar nuestra responsabilidad, como Auxiliares Legales del Servicio Aduanero, hemos sido sometidos a criterios rigoristas por parte del Poder Judicial.

Posteriormente, en un marco en el cual desde tiempo atrás se dejaban oír algunas voces provenientes de los países centrales que promulgaban la eliminación de la intervención del Despachante de Aduana en pos de una aparente simplificación de la cadena logística del comercio exterior, tuvo lugar el lamentable atentado terrorista del 11 de Septiembre de 2001 en los Estados Unidos de Norteamérica.  Ese suceso, y otros similares posteriores cometidos en Europa, han equilibrado el objeto del control del tráfico internacional: para que pueda velarse adecuadamente por la seguridad internacional la agilización del comercio exterior debe ser inteligente y operada por idóneos.

De tal manera, el desafío de las organizaciones internacionales consiste en conciliar la facilitación del comercio internacional con un control aduanero eficaz. Es así, que la delegación de funciones al despachante de aduana lo convierte en una  extensión aduanera del Estado, permitiéndole a éste que ejerza más eficazmente el control a su cargo y con menores costos.

Es en este escenario donde, como también es de conocimiento del Señor Administrador Federal, que en el año 2005 al Despachante de Aduana se le transfiere la función técnica de declarar la mercadería a despachar a partir de la posición arancelaria, con la consiguiente responsabilidad que ello implica. Cuatro años después, se le confía el cumplimiento del servicio público de guarda y digitalización de la documentación pública aduanera bajo la figura de “depositario fiel”.

____________________

Ley 23.986 de reforma del Código Aduanero en sus arts. 234,  332 y concordantes, y derogación del art. 957

____________________

De lo expuesto surge que la función del Despachante de Aduana ha ido in crescendo de hecho: primero auxiliar del comercio, luego auxiliar del servicio aduanero en el control, luego declarante y técnico, y actualmente prestador de hecho de un servicio público.

Ahora bien, si por razones que hacen a la facilitación del comercio internacional y a un mejor control  se traslada al despachante de aduana dicha función que le compete a la aduana, con las dificultades y responsabilidades consecuentes, debería existir una compensación que no sólo consista en ratificar de hecho el carácter de auxiliar que ya tiene a nivel legal. Así, cabría morigerar la amenaza de sanciones por inobservancia de las obligaciones asumidas como depositario fiel , esto es,  no se debería calificar de “grave” la falta sino remitir a las pautas del art. 47 del C.A. e insertar un párrafo que excusara los incumplimientos involuntarios o errores de buena fe.

En el ciclo de conferencias de la reciente Expo Despachante 2010, en el módulo “Guarda y digitalización” a cargo del servicio aduanero, se señaló que esta temática estaba pendiente de “una adecuación normativa”.

Pues bien, en ese marco me parece de interés hacerle llegar las siguientes consideraciones, a efectos de superar los inconvenientes que la nueva medida pueda presentar:

____________________

Art. 6 “in fine” de la Resolución General nro. 2573/09 de la AFIP.

____________________

1.- Reconocer el carácter de confiable al despachante de aduana por su colaboración  en la función de guarda y custodia de la documentación aduanera;

2.- Legitimar los deberes impuestos en el rol de auxiliar del servicio aduanero, y en el proyecto de colegiación pública, actualmente con trámite parlamentario (principios de legalidad y razonabilidad);

3.- Superar a través de la citada colegiación los supuestos de imposibilidad de cumplimiento de las obligaciones impuestas (fallecimiento, caso fortuito o fuerza mayor, o incapacidad sobreviniente, entre otras causas).

A la espera de una respuesta favorable me despido con un cordial saludo.-

____________________

Ver funcionamiento del Colegio de Escribanos respecto de los Protocolos Notariales que custodian los Escribanos Públicos. Art. 32 de la Ley 404 (Ley Orgánica del Notariado de la Ciudad de Buenos Aires).

____________________

Rubén O. Pérez  - Presidente

Oscar H. Dhers – Secretario

.


Compartir: