Para la OMC, la Argentina tiene pocas restricciones a la importación

Para la OMC, la Argentina tiene pocas restricciones a la importación

El organismo considera que la economía es abierta: sólo existen 705 barreras para-arancelarias.

Mientras la Organización Mundial del Comercio (OMC) dio a conocer un informe en el cual la Argentina figura como una de las economías más abiertas del mundo, el Gobierno intenta suplir las licencias no automáticas por la imposición de normas técnicas y al menos un grupo de veinte de ellas podrían salir en el corto plazo, aunque resulta un número muy por debajo de la demanda de la industria.

De acuerdo con un documento del organismo internacional, la Argentina posee solamente 705 barreras no arancelarias hasta diciembre del 2017, muy lejos de las 5.256 de los Estados Unidos; las 2.596 de China; las 2.392 de Brasil, el mayor socio comercial del país y con el cual se debaten estos ejes; y las 2.075 de la Unión Europea, un punto que debería ser abordado en forma urgente en la negociación con el Mercosur.

El economista Santiago Mosquera, analista de la consultora EcoGo, señaló a BAE Negocios y en referencia al informe de la OMC que "si bien es cierto que un mayor comercio internacional es deseable (Argentina comercia un 20% de su PIB, en niveles similares a EEUU y Brasil, pero muy por detrás del 48% de Chile, por ejemplo) y de que no hay dudas de que Argentina es un país relativamente cerrado (particularmente por la ausencia de tratados de libre comercio excluyendo el MERCOSUR), hay que tener en cuenta que la protección a nivel global sigue estando presente en buena medida".

Asimismo, Mosquera expresó que "particularmente, en ausencia de tratados de libre comercio, existen barreras para-arancelarias que dificultan el comercio bilateral, ante la imposibilidad de fijar aranceles muy altos luego de la Ronda de Uruguay. Un ejemplo de este estilo es el caso del freno a la importación de limones argentinos por parte de EEUU.".

Detrás de la eliminación de 314 licencias no automáticas para la importación, el Gobierno armó un plan donde habrá un cambio sustancial para reemplazarlas gradualmente, en un plazo de 12 a 18 meses, por un amplio esquema de normas y reglamentos técnicos. De acuerdo con fuentes consultadas ayer, se están analizando un conjunto de veinte normas técnicas que podría salir en el corto plazo, aunque lejos está de satisfacer la gran demanda de la industria para fortalecer el esquema de protección de las importaciones.

Las licencias no automáticas no van a desaparecer por completo, pero la idea es ir bajando su cantidad y reemplazándolas por un sistema de normas técnicas. Sin embargo, a la luz de los hechos, el Gobierno ha presentado un número muy escaso de reglamentos técnicos desde que asumió en diciembre de 2015.

En verdad, era muy fuerte el rumor sobre la eliminación de las licencias no automáticas, en los ámbitos industriales y comerciales, y en algunos casos, eran más que trascendidos y habían ocurrido comunicaciones directas con sectores. Existe un dato no menor: cuando culminó el anterior gobierno había 600 LNA y con la gestión actual subieron a 1.600 posiciones arancelarias. Con el recorte conocido, hoy existen 1.300 licencias especiales, que se diferencian de las automáticas, y en 12 a 18 meses quedarán menos de quinientas.