Estadísticas: contradictoria desinformación sobre importaciones y exportaciones

Estadísticas: contradictoria desinformación sobre importaciones y exportaciones

El 24 de julio de 2017, considerando la existencia de una fuga de datos aduaneros secretos, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) cerró todos los canales de información sobre el comercio exterior.

Poco tiempo antes había detectado que un reducido grupo, conformado por empresas, particulares y algunos organismos (privados y públicos) del comercio exterior, accedía (vía ventanilla electrónica) a la información general detallada en los despachos de importación y en los permisos de exportación registrados ante la Dirección General de Aduanas (DGA).  Información que el organismo entendió vulneraba el secreto fiscal, estadístico y de protección de datos personales.

La AFIP no ha informado aún cómo se utilizó exteriormente esa información considerada secreta. El abanico de posibilidades es muy amplio, dependiendo de la voluntad de los receptores.

Pudo haberse dado dentro de un ámbito relacionado con la compilación y venta de datos para el estudio del comercio exterior. Pero no puede descartarse la posibilidad de que oportunistas la aprovecharan con otros fines: la competencia desleal y/o la elaboración de perfiles económicos-patrimoniales (con declaraciones que importadores y exportadores creían protegidas por la AFIP). De hecho, esta última posibilidad fue visualizada por los funcionarios que detectaron ese flujo de información.

El Grupo de los 31

El grupo receptor estaba conformado por 31 integrantes (30 recibían los datos por e-ventanilla y 1 por CD/DVD). Todos fueron perfectamente identificados por la Dirección de Operaciones Informáticas de la AFIP y detallados en un memorando que elaboró, el 3 de julio de 2017, la Subdirección General de Planificación para el entonces Administrador Federal, Alberto Abad.

Descargar (PDF, 59KB)

El memorando es contundente y describe un estado de situación preocupante sobre los datos enviados al Grupo de los 31: “Se remite información de detalle contenida en los despachos de importación y permisos de exportación a organismos públicos, privados y personas físicas. Se verificó además que los casos mencionados no se encuentran amparados por convenios vigentes y no se tiene conocimiento respecto de normativa respaldatoria ni de alguna solicitud que avale su suministro (…) Es opinión de esta instancia que la información suministrada podría vulnerar el secreto fiscal, estadístico y/o protección de datos personales, en tal sentido, se entiende conveniente suspender los envíos de información a particulares y privados, y paralelamente dar intervención a la Dirección de Asesoría Legal Aduanera a fin de determinar la procedencia de seguir el mismo criterio respecto a los Organismos Públicos”.

Bloqueado hasta para el Ejecutivo

A esta altura es importante destacar algunos hechos que tornan más llamativa la situación. Mientras el reducido grupo recibía como hábito la información general detallada en destinaciones aduaneras, otras solicitudes para acceder a datos de importación y exportación similares eran rechazadas. Algunas provenientes de la propia Jefatura de Gabinete de Ministros, interpuesta por medio de la Unidad de Seguimiento y Trazabilidad de las Operaciones de Comercio Exterior (creada por el vigente Decreto Nº 2103/14), también de la Cámara de Diputados de la Nación y de Fuerzas de Seguridad. Entre otros organismos y particulares.

Descargar (PDF, 111KB)

Fue a fines de 2016, por un requerimiento de la Subsecretaría de Planificación del Transporte de Cargas y Logística del Ministerio de Transporte, que se desató la tormenta sobre la información que la AFIP venía suministrando de las importaciones y exportaciones. Tanto sobre la que se descubrió tenía el carácter secreto como sobre aquella que, sin objeciones, desde hacía más de 20 años el organismo consideraba pública y la ponía a disposición de sus administrados a través de la página www.afip.gov.ar/aduana/sim.  

El Ministerio de Transporte había requerido de la DGA, por cada uno de los despachos de importación y permisos de exportación, los siguientes datos: origen y destino final de la mercadería; Aduana de origen/partida y de destino; localidad del remitente y del destinatario; ruta de transporte; descripción de la mercadería (NCM); tipo de carga/bulto; identificador que indique si es en lastre o no; volumen/peso; valor FOT; flete en US$, fecha y período e identificador de viaje.

La información solicitada se enmarcaba en tareas de desarrollo de un modelo de transporte multimodal que representaría el movimiento de cargas nacionales e internacionales por el territorio argentino y la construcción de una matriz de origen-destino.

Descubrimiento

Fue mientras se estudiaba ese pedido ministerial que la Dirección de Gestión Organizacional de la Subdirección General de Planificación tomó conocimiento de que la AFIP estaba remitiendo (por ventanilla electrónica) a un reducido grupo de administrados información general de detalle contenida en despachos de importación y permisos de exportación que, desagregada, tenía el carácter secreto.

Según respuesta de la AFIP a una solicitud de información pública presentada ante Presidencia de la Nación por este tema, fue el exadministrador federal, Alberto Abad, quien enterado del flujo de información por e-ventanilla para el Grupo de los 31 y aceptando una propuesta de la Dirección de Gestión Organizacional, habría ordenado (el 24 de julio de 2017) suspender los envíos de información a “particulares y privados”.

Descargar (PDF, 84KB)

El organismo anexó a esa respuesta dictámenes técnicos y jurídicos relacionados con la protección de datos personales y antecedentes relativos al envío por e-ventanilla de información general detallada en destinaciones aduaneras al reducido grupo. Pero sin adjuntar copia de ningún acto administrativo que permita corroborar que el exadministrador federal también dio la orden de suprimir la información de carácter público que desde hace más de 20 años se daba a conocer a través de la página www.afip.gov.ar/aduana/sim.

Justos por pecadores

Así las cosas, la actitud de cortar a unos pocos información que la AFIP presumía ilegal (haya sido o no por una orden escrita y suscripta por el administrador federal), se transformó en controvertida al suspenderse también la información sobre importaciones y exportaciones (nunca objetada) que la AFIP venía publicando formalmente por la página www.afip.gov.ar/aduana/sim. Información pública que incluía los siguientes datos: número de destinación aduanera; aduana y fecha de registro; posición arancelaria; país de origen y procedencia; valor FOB y precio unitario; flete; cantidad declarada, peso neto y sufijos.

Vale a esta altura una aclaración: la información pública que obraba en la desactivada página web tenía el respaldo de las áreas técnicas y legales y de las más altas autoridades de la AFIP-DGA. Durante muchos años el organismo permitió su difusión porque, al no contener la CUIT de los importadores y exportadores, no existía la posibilidad de poder identificarlos.

En cambio, la información general detallada en los despachos de importación y permisos de exportación que se le enviaba por e-ventanilla a unos pocos, desagregada, sí permitía identificarlos.

La enorme cantidad de datos que recibía este grupo se encuentra señalada en un informe que, a pedido del Departamento Convenios de la Dirección de Gestión Organizacional, confeccionaron los agentes encargados de enviarlos.

Descargar (PDF, 41KB)

El efecto colateral de suspender, sin decisión administrativa suscripta por el administrador federal, la información pública obrante en la página www.afip.gov.ar/aduana/sim  junto con aquella secreta que recibían unos pocos, recuerda un dicho religioso: aquel que reprueba a quienes, ante actitudes que presumen impropias, se ofenden de tal manera que terminan por responsabilizar a todos, sin diferenciar entre los verdaderos culpables y los que nada tienen ver con las irregularidades.

En este caso podría decirse que los justos (quienes recibían información considerada por la AFIP pública) terminaron pagando las consecuencias de lo que hicieron supuestos pecadores (quienes otorgaban y recibían información considerada por la AFIP secreta).

Sin instrucción o disposición administrativa

Es importante destacar que, con fecha 13 de julio de 2018, por intermedio de la Agencia de Información Pública, ante un pedido a Presidencia de la Nación  para obtener “copia del acto administrativo donde conste la identificación del funcionario responsable (y sus razones) por el que se decidió desactivar la página www.afip.gov.ar/aduana/sim…”, la AFIP respondió:

“(…) Cabe señalar que más allá del marco de las competencias y funciones de la Administración Pública que se encuentran reglamentadas formalmente, no necesariamente se ha de materializar la ejecución de cada una de las tareas que se efectúan o las políticas de gestión mediante instrucciones o disposiciones, tal como habría ocurrido en este caso, ello en base a los antecedentes mencionados en los párrafos anteriores.”

Traducido: La eliminación de los datos de importación y exportación que durante más de 20 años fueron considerados públicos, volcados a la página www.afip.gov.ar/aduana/simse materializó sin instrucción o disposición administrativa alguna: sólo se hizo con sustento en antecedentes relacionados con el suministro a un reducido grupo (por e-ventanilla) de información considerada por la AFIP secreta.

Entonces, a conformarse con los escasos datos que por voluntad propia la AFIP considera públicos y decide incorporarlos al siguiente sitio (si es que todavía no están trabajando para mejorarlo): http://www.afip.gob.ar/operadoresComercioExteriorAgregada/


El autor es despachante de aduana, agente de transporte aduanero y especialista en comercio exterior

Nota publicada en TradeNews 


Compartir: