Los problemas de la macro y las posibilidades de llegar al mundo

Los problemas de la macro y las posibilidades de llegar al mundo

Como parte del programa de apertura hacia el interior en materia de capacitación y esclarecimiento de los temas que hacen al comercio exterior, la cámara de importadores de la república argentina, organizó en rosario una presentación del especialista Marcelo Elizondo, responsable de la consultora dni y entre otras cosas asesor externo de la entidad- sobre la actualidad del comercio exterior, la economía y la producción en la Argentina.

El encuentro realizado en la sede de la Filial Rosario del Centro Despachantes de Aduanafue abierto por el presidente de la CIRA, Ruben García (en la foto abajo) - quien fue acompañado por Fernando Furci, gerente general y Yamila Perdigueroexperta en comercio exterior de la entidad - junto a María Gabriela Calvopresidenta de la Filial local del Centro.


Además de los ejecutivos de las empresas presentes -se encontraron varios socios de la CIRA- estuvieron directivos del CDA local y el propio presidente del Centro Despachantes de Aduana de la R.A., Enrique Loizzo, el presidente del Ente Administrador Puerto Rosario (ENAPRO), Ángel Elías, y el Administrador de Aduana de Rosario, Gustavo Fadda, entre otros.


En un aparte, García señaló que ya se vienen haciendo actividades en Rosario como punta de lanza de ir llevando la temática profunda de lo que es el comercio exterior al interior. “La idea es trasladar conocimientos llevando a expertos en las diferentes cuestiones que hacen a la realidad que viven las empresas y analizar los temas clave en el comercio exterior que definen y de alguna manera van a definir el contexto donde se van a tener

que mover”, dice García, quien agrega que no solo fue importante la exposición de Elizondo sino el intercambio posterior demostrando la necesidad de información y de respuestas que tienen las empresas a las que hay que concientizar y demandarles más participación. “Se trata de que participen más y darles la información sobre los procesos que se están encarando en materia de facilitación y desburocratización, lo que significan los acuerdos comerciales internacionales en la práctica, todas cuestiones que las empresas necesitan que se efectivicen en hechos concretos”, dice el directivo quien reconoce que hay esquemas que han mejorado la vida del operador como el TAD pero hay otros que deben avanzar mucho más, como la VUCE, un programa muy auspicioso pero no exento de dificultades y que hoy está recién en los primeros palitos, dice. 


“El empresario se encuentra en un contexto económico y financiero donde el día a día le come la vida y no lo deja pensar en temas más profundos y en la estabilidad mínima que exige operar en comercio exterior. Queremos que las empresas, especialmente las Pymes puedan tomar conciencia, tener una visión más a largo plazo, pero esto también requiere de una macro más estable. A las empresas las vemos necesitadas, por ejemplo en que se recupere el mercado interno, se avance en las exportaciones, se eliminen las trabas burocráticas y se dejen de lado costos abusivos como se dan algunos casos en la cadena de comercio exterior”, explica. Para avanzar en temas que también impactan en la coyuntura, la CIRA, tomó contacto con la FIESP brasileña para entabla y promover un mayor diálogo que esclarezca hacia dónde va el Mercosur.

Para el año próximo están programadas no menos de cuatro presentaciones como la que se realizó en Rosario – podrían ser en Córdoba, Mendoza y algún centro neurálgico patagónico-, nos dice García. 


Elizondo expuso sobre el nuevo escenario internacional y las perspectivas y desafíos para Argentina. Como lo viene resaltando una y otra vez, el especialista señala que más allá de lo que parece entendido, los volúmenes del comercio internacional global se sigue moviendo, desde 2010 crecieron 25% a una tasa promedio de 2,3%, pero que en algunas regiones llegan al 5%. Este año puede llegar a 3.9%, y en 2019 3,7%, en sudamérica en exportaciones se espera que crezca 2,8 y 2,6% y en importaciones 3,9% y 5,7% respectivamente. En 2017 todas las regiones crecieron tanto en volúmenes – salvo Medio Oriente - como en valor. Otro elemento que demuestra Elizondo es que las barreras arancelarias bajaron en todos estos años y se estabilizaron. Contra lo que se supone países como EE.UU. y Canadá tienen aranceles bajísimos, Asia van del 2 al 5%, mientras que los dos grandes del Mercosur con India y varios países africanos, aparecen como los más proteccionistas. Si crecieron las medidas no tarifarias. Por otro lado hay unos 659 acuerdos de libre comercio, 445 activos y lo importantes que han sido y son para el crecimiento del comercio exterior de las partes...Claro que nosotros no somos parte...


Elizondo habló sobre las características políticas del nuevo escenario comercial mundial donde allí se ven tendencias de friccionalidad, inestabilidad, politización, desinstitucionalización y anomía. Los discursos de proteccionismo del presidente de EE.UU. se enfrentan a los números de la recaudación por derechos de importación como porcentaje de las importaciones en ese país, que vienen cayendo sostenidamente a niveles mínimos.


Otro punto que destaca el especialista es la importancia del agregado de valor de conoci-miento en el comercio exterior que es lo que más dinámica genera y allí el capital intangible captura más valor que el tangible. El agregado de valor ya no se da en la “manufactura básica” sino en los servicios y productos que se le van añadiendo. Incluso hoy mucho de los productos “primarios” no son tales ya que tienen un importante valor agregado en

conocimiento y servicios, y allí se destaca los servicios comerciales, financieros, el transporte y la distribución.


Así hoy los “negocios internacionales” superan al “comercio internacional”, si bien hay un escenario de bipolaridad política, en realidad hay “4 hemisferios”, porque distintos bloques hacen acuerdos que trascienden a China-EE.UU. como el reciente entre UE-Japón, el nuevo acuerdo de los países asiáticos donde incluso están los países latinoamericanos del Pacífico. Es decir que no todo es mercados cerrados en el mundo, hay posibilidades, el tema es cómo aprovecharlas.


Todo esto, dice Elizondo exije mayor desarrollo de los atributos competitivos en las empresas y así la agenda de integración privada equivale en importancia a la pública.


En un ranking conocido del 2015, se muestra que casi 70 de la 100 entidades económicas por ingresos Top en el mundo no son países sino corporaciones privadas. Si bien las 9 primeras son Estados –Brasil está 8- ya Walmart aparece en la número 10, y luego empiezan a mezclarse; en las posiciones 14 a 16 vuelven a aparecer corporaciones antes de Corea que figura en la posición 17, le sigue Shell y México. Argentina aparece en la posición 50 -24 entre los Estados- después de Total y antes de General Electric y del gigante chino CSCE. En el ranking 10 son empresas chinas,

públicas evidentemente. Seguramente esto habrá evolucionado aún más en estos tres años..


Ya en el campo local, el especialista mostró los números del comercio exterior argentino, la necesidad de vender más productos de más alta calidad, y tener en cuenta que hoy mucho del valor está en ese conocimiento y en los servicios agregados.


En síntesis para salir a ese mundo, hacer falta revertir los problemas de competitividad argentina que tiene enorme potencial por la demanda y por la importante oferta local.

Pero el problema parece ser más nuestro que de afuera. Como dice Elizondo “la macro no ayuda para encarar un negocio que requiere estabilidad y largo plazo: alta inflación, tipo de cambio inestable, reglamentarismo y presión tributaria que no se han resuelto y que se trasladan a una muy baja tasa de inversión”. Si reconoce que han habido avances en estos últimos años en cuanto a buscar abrirnos al mundo y ser más confiables a nivel institucional; solucionar temas graves puntuales en esa relación con el mundo, en lo local terminar con el cepo, con los ROE, la búsqueda por la facilitación en los procesos, la apertura de mercados, la voluntad de llegar a nuevos acuerdos comerciales, entre otros, “pero falta mucho para poder aprovechar esas oportunidades”, dice.


En suma, entre los desafíos y oportunidades, para el especialista está la necesidad de desarrollar nuevos mercados, de allí también que se debe calificar más esa oferta exportable –mejorar los atributos competitivos de las empresas- para ingresar en cadenas regionales de valor y tener esa inserción internacional. En todo esto debe haber un contexto de desarrollo del capital institucional, organizacional y relacional externo.


FUENTE: Megatrade


Compartir: