Tasa estadística y los acuerdos preferenciales

Tasa estadística y los acuerdos preferenciales

Artículo escrito por el asesor Carlos Canta Yoy.

Mercosur y otros Acuerdos de la ALADI

En el texto original y vigente del Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica No. 18 (Mercosur) en las Notas Complementarias en las cuales los países miembros establecieron la aplicación de medidas concretas al comercio entre las partes que se reservaban como excepción al principio general de ponderaciones, nuestro país estableció, entre otras, que se percibirían los importes devengados por la tasa de estadística:

“Argentina –

1.- …

2.-  Ley No. 23.664 de 01-06-1989. Establece la percepción de una tasa de estadística cuya cuantía es del 3 por ciento aplicado sobre el Valor CIF y es exigible en el momento de la liquidación de los derechos de importación correspondientes.

Poco tiempo después Argentina estableció una tasa de estadística del 10 por ciento que se cobró en los primeros años de los noventa a las importaciones originarias y procedentes de los países del Mercosur. Una tasa de 10 por ciento más que una tasa se parecía a un derecho adicional a las importaciones, algo que Brasil siempre nos recordaba con aspereza. Muchos importadores iniciaron acciones por cuanto al pagar 10 por ciento por una tasa que Argentina había establecido en el AAP.CE/18 en 3 por ciento se veían notoriamente perjudicados por tal incumplimiento de lo pactado. Todos los demandantes obtuvieron judicialmente una respuesta judicial afirmativa a sus derechos y la consiguiente devolución de la diferencia.

De manera que si bien establecer la tasa de estadística a las importaciones de países del Mercosur es jurídicamente válida no lo es un alícuota superior al 3 por ciento por cuanto es a esa cifra que el país se obligó por sí mismo en el documento fundacional firmado en 1991.

Posteriormente las importaciones por otros Acuerdos firmados en marco de la ALADI fueron exoneradas del pago de la tasa por normas jurídicas concretas. Así ocurrió con Chile, Bolivia y otros.

Pero, hay acuerdos cuyas importaciones están exoneradas expresamente por el texto mismo de ellos. Por ejemplo, el AAP.CE/59 en su Artículo 51 o el AAP.CE/72 en su Artículo 48.

 “Artículo 51:

“La importación por la República Argentina no estará sujeta a la aplicación de la Tasa de Estadística reimplantada por el Decreto Nº 389 de fecha 23 de marzo de 1995, sus modificatorias y complementarias.

“Artículo 48:

“La importación por la República Argentina no estará sujeta a la aplicación de la Tasa de Estadística reimplantada por el Decreto No. 389 de fecha 23 de marzo de 1995, sus modificatorias y complementarias.

Como puede apreciarse el texto de ambos Acuerdos es idéntico.

De manera que una norma interna argentina, como el Decreto No. 332/19 no puede derogar algo establecido en Acuerdos de ALADI aprobados por Ley según el Artículo 75, numerales 22 y 24 de la Constitución Nacional.

Una breve historia de las exoneraciones del pago de la tasa de estadística

A.    Las mercaderías importadas desde Brasil, Paraguay y Uruguay en el ámbito del Mercosur estaban exentas del pago de la tasa de estadística por una norma expresa, el Decreto Nº 389/95 de 22-03-95. “Quedan exceptuadas del pago de la tasa de estadística): b) Las mercaderías originarias de los Estados Parte del Mercado Común del Sur (MERCOSUR).

B.    Las mercaderías importadas desde Chile por el AAP.CE/35 estaban exentas del pago de la tasa de estadística desde el 01-10-96 por Resolución Nº 232/96 MEOSP.

C.    Las mercaderías importadas desde Bolivia por el AAP.CE/36 estaban exentas del pago de la tasa de estadística desde el 28-02-97 por Resolución Nº 270/97 MEOSP.

Decreto No. 332/19

El Decreto No. 332/19 de 03-05-19 establece en forma “provisoria” hasta el 31 de diciembre del corriente año en un 2,5 por ciento la alícuota de la tasa de estadística, que era hasta ahora del 0,5 por ciento. O sea, un aumento de 400 por ciento. Ya sabemos como son los tributos que se establecen en forma “provisoria”. Algunos de ellos llevan veinte años de provisoriedad, como los derechos de exportación.

Es muy curioso señalar que en dos de los Considerandos de la norma mencionada se recuerda que otro miembro del Mercosur, el Uruguay, aplica desde octubre de 2017, a las importaciones de productos originarios y provenientes del Mercosur, una tasa consular de 3 por ciento.  El motivo de esta cita parece ser el de recordar, a  manera de justificación, que también otros países aplican tasas a la  importación regional. Y agrega que el “Congreso” de ese país estableció la cuantía. Es de señalar que en ninguna parte de la Constitución del Uruguay se menciona la palabra “Congreso”, ni tampoco en el habla corriente, dado que es más bien un término que se comenzó a utilizar en la Constitución de los Estados Unidos y luego en la Constitución Argentina inspirada en ella.


Compartir: