Importación y exportación de desechos y desperdicios en el Mercosur

Importación y exportación de desechos y desperdicios en el Mercosur

Artículo escrito por Carlos A. Canta Yoy, Asesor del Centro Despachantes de Aduana.


1.- Introducción
Los desechos y desperdicios de diversas materias (plástico, papel, madera, vidrio, metales y otros) están expresamente clasificados con posición propia en la Nomenclatura Común del Mercosur (NCM). A manera de ejemplo podemos citar entre muchas otras posiciones: 2621.10.00, 3915.00.00, 4004.00.00, 4017.00.00, 4401.40.00, 4707.90.00, 7001.00.00, 7204.10.00, 7503.00.00, 7602.00.00, 7802.00.00, 7902.00.00, 8002.00.00.
El tema de si los desechos y desperdicios estaban incluidos entre las mercaderías beneficiadas en el AAP.CE/18, especialmente de materiales siderúrgicos (chatarra), pero también de neumáticos, papel, textiles, tabaco y otros, era muy discutido hasta la puesta en vigencia del 44º Protocolo Adicional al AAP.CE/18 que comenzó a regir en febrero de 2006 dado que vino a incluir sin ninguna duda a los desechos o desperdicios de cualquier materia dentro de los bienes que pueden gozar de los beneficios del Acuerdo. 
El 77º Protocolo Adicional al AAP.CE/18, actualmente vigente, vino a derogar el 44º Protocolo Adicional pero mantuvo en los mismos términos lo establecido por su derogado.
Adicionalmente, también se ha entendido que no importa el origen del material del cual se constituyeron los desechos y desperdicios, es decir, que puede ser de cualquier origen, aún de terceros países no miembros del AAP.CE/18. Por ejemplo, el caso de vías de un tren de origen inglés o alemán que han sido transformadas en chatarra. Como tal, como chatarra, tendrán origen Mercosur.
Ha habido casos muy concretos en los que fuimos consultados por despachantes de frontera porque en otros países miembros del Mercosur se ha rechazado la certificación de origen de desechos y desperdicios alegando su condición de “usados” y pretendiendo percibir los derechos de importación correspondiente a mercaderías originarias de terceros países.

2.- Certificación de origen
Por lo dicho anteriormente la redacción del Certificado de Origen Mercosur debe consignar en el Campo 13 “Normas de Origen” el siguiente texto: 
“LXXVII PROTOCOLO ADICIONAL AL ACE No. 18 – CAPÍTULO III – ART. 3º - INCISO a)”

La citada norma de origen establece:
“Capítulo III – Requisitos de Origen
“Artículo 3 – Serán considerados originarios:
“a) los productos totalmente obtenidos:
“xi) desechos y desperdicios resultantes de la producción de una o más Partes y materia prima recuperada de los desechos y desperdicios derivados del consumo, recolectados en un Estado Parte y que no pueden cumplir con el propósito para el cual habían sido producidos.
“Identificación del requisito en el Certificado de Origen: (No. de Protocolo Adicional al ACE No. 18 que corresponda a la presente Decisión) – CAPITULO III – ARTÍCULO 3º - INCISO a).

3.- Los desechos o desperdicios ¿son ”usados”?
Del punto de vista de su creación y origen los desechos y desperdicios son nuevos en cuanto tales. En el ejemplo dado anteriormente, es claro que la vía de trenes ha sido usada para el fin por el cual fue creada, pero la chatarra en cuanto chatarra es nueva. Es decir, antes de su creación la chatarra no existía obviamente como tal, y el material que le dio origen podría ser además, aunque no siempre, usado. Es el caso de los desperdicios de la fabricación de papel o de vidrio, de la industria textil, de la industria maderera, etc. Pero esto es, a nuestro juicio, totalmente intrascendente según lo veremos más adelante.
Por otra parte, la discusión de si los desechos o desperdicios son nuevos o usados,  no afecta de ninguna la utilización de la exoneración arancelaria prescripta por el AAP.CE/18. Si se consideran nuevos no es necesario agregar que forman parte de los bienes comprendidos en el Acuerdo. Pero si se consideraran usados, también forman parte de los bienes beneficiados, es decir, de la exoneración total de derechos de importación. Veamos por qué.

4.- Normas del Mercosur sobre los bienes usados 
Vamos a suponer que los desechos y desperdicios fueran considerados bienes usados, aunque no lo son. La pregunta es ¿pueden incluirse entre los bienes con preferencia arancelaria? La respuesta es, sí. Tienen preferencia arancelaria, exoneración de los derechos de importación, aun cuando se consideraren usados. 
¿Y cuál es el fundamento de esta respuesta?
Ante una consulta realizada por la Delegación de la Argentina ante la ALADI acerca justamente de este tema, el Director del Departamento de Negociaciones de la ALADI respondió mediante el Memorandum No. DN/84/92:
“La consulta formulada por la Representación de la República Argentina en torno a la posibilidad de aplicar a la importación de mercaderías usadas las preferencias arancelarias pactadas al amparo del Tratado de Montevideo 1980, debe ser analizada a la luz de las previsiones adoptadas por las Partes en cada uno de los Acuerdos concertados y, en su defecto, de las disposiciones legales vigentes con carácter general en sus respectivos territorios.
“1.- En opinión de este Departamento, la voluntad de las Partes expresada en un Acuerdo de Alcance Parcial o Regional prevalece sobre las disposiciones del ordenamiento jurídico interno de cada uno de sus signatarios. La regla en esta situación no difiere de la que se aplica en materia de gravámenes aduaneros, restricciones u otras medidas pactadas en un Acuerdo como resultado de las negociaciones.
“Conforme a la Nomenclatura utilizada por la Asociación, determinados productos clasificados expresamente en las Partidas 4012 y 6309 del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías, comprenden productos usados. Ambas Partidas han sido objeto de preferencias arancelarias negociadas en Acuerdos de Alcance Parcial.
“En tales casos las preferencias otorgadas, por ejemplo, por la República Argentina en materia de neumáticos amparan mercaderías usadas no obstante la prohibición establecida en el régimen general de dicho país.
“2.- A falta de disposiciones expresas o en ausencia de concesiones otorgadas específicamente para la importación de mercaderías usadas, la aplicación de las preferencias pactadas depende de las normas vigentes en el ordenamiento jurídico interno de las Partes que intervienen en el Acuerdo de que se trate. En la medida en que la legislación nacional de una de las Partes en el Acuerdo admita con carácter general la posibilidad de importar bienes usados o reacondicionados, será posible aplicar las preferencias pactadas en dicho Acuerdo a los productos que hayan sido objeto de la negociación. Obviamente, que la importación deberá realizarse en las condiciones previstas en el régimen general establecido.
El Memorandum citado anteriormente tuvo su confirmación en la normativa interna argentina mediante la emisión de la Circular Télex No. 736/92 de 28-10-92 publicada en el BANA No. 76/92 del 30-11-92 y titulada “Mercaderías Nuevas o Usadas – Dictamen No. 524/92. Normas” en la que se establece:
“De acuerdo con el Memorandum No. DN/84/92 y el Dictamen 524 del Servicio de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía y Obras y Servicios Públicos del 6 de octubre ppdo. Recaído en Expediente EAAA 425.076/92, se instruye
“1) Mercadería Usada:
Podrá ser importada también mercadería usada en el marco de la ALADI, aun cuando no esté prevista en el Acuerdo y no mediare para el régimen general norma interna en contrario y,
“2) Mercadería Nueva:
Solo para los siguientes Acuerdos: (aquí cita cinco Acuerdos Comerciales que no están más vigentes y el AAP.CE/14 Industria Automotriz entre Argentina y Brasil, hoy todavía vigente).
Por su parte, en el ámbito del Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica No. 18 (AAP.CE/18 – Mercosur) todavía está vigente la Resolución GMC No. 109/94. Esta norma resuelve:
“1) Instruir a la Comisión de Comercio del Mercosur (CCM) a presentar al Grupo Mercado Común (GMC) hasta el 31 de marzo de 1995 proyectos de Reglamento Común sobre importación de bienes usados.
“2) Hasta tanto no se aprueben los Reglamentos mencionados en el artículo 1) los Estados Partes aplicarán sus respectivas legislaciones nacionales a la importación de bienes usados, tanto en el comercio con terceros países, como en el comercio intra-Mercosur.
A pesar de haber transcurrido ya veintisiete años no se han conocido los proyectos y no hay, por lo tanto, cambios en el tema y en lo expusimos al principio de este apartado.

5.- En síntesis
La regla general respecto a la importación de bienes usados con la preferencia arancelaria es que lo establecido en cada Acuerdo es jerárquicamente superior a las disposiciones del derecho interno de los países signatarios. Especialmente en la Argentina según lo establece el Artículo 75, numerales 22 y 24 de la Constitución. Lo dispuesto, entonces, en los Acuerdos es lo que predomina.

Si en el país importador no existe limitación alguna sobre la importación de desechos y desperdicios en cuanto deban ser nuevos, la consecuencia es que aún si fueran considerados usados, que no lo son, también están comprendidos en los beneficios arancelarios del AAP.CE/18.

En la práctica, alguna Aduana de un país del Mercosur ha determinado que los desechos y desperdicios no pueden ser importados con los beneficios arancelarios del AAP.CE/18 que son bienes usados. Hemos visto y fundamentado por qué ese concepto es un error.









































           








Compartir: